Orden y caos

Como un matrimonio buscando la conciliación constante para la supervivencia del ser. Son como el pensamiento y la voz, uno siente y el otro se comporta. Es la diferencia entre lo que uno es y lo que debe ser. Es el equilibrio eterno binario. Es la necesidad divina para poder entender el bien y el mal, lo blanco y lo negro. Son extremos forzados que dejan a su paso un sinfín de colores, tonalidades y matices. Gracias a ello somos, comprendemos, amamos y sufrimos. De ahí nace la comunicación, el poder unir dos extremos para llegar a un punto medio. El caos atrapado en un soporte que le da orden y el orden prisionero conteniendo el caos. Siempre han sido y siempre serán.

2012

2015

2019